El 35% de los casos de Alzheimer son atribuibles a factores de riesgo modificables.

Uncategorized Feb 19, 2022

La OMS calcula que más de 55 millones de personas (el 8,1% de las mujeres y el 5,4% de los hombres mayores de 65 años) viven con demencia, se espera que la cifra aumente a 139 millones para 2050.

La demencia es un término general para la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales lo suficientemente grave para interferir en la vida diaria de la persona (EL 70 % DE ESTAS DEMENCIA ESTA REPRESENTADA POR EL ALZHEIMER)

Las neuronas son las células del cerebro, funcionan como pequeñas fábricas generadoras de energía, dentro de cada célula se realizan infinidad de tareas o acciones al unísono que generan residuos, este proceso se efectúa en segundos y no siempre es exacto en sus resultados.

Las estructuras que se forman de manera defectuosa deben ser eliminadas para dar lugar a nuevas, todo esto demanda no sólo oxígeno también nutrientes, si el cerebro no cuenta con los suministros necesarios comienza a sufrir y es un candidato a enfermar de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer tiene 3 estadios, generalmente se conoce la etapa más avanzada de la enfermedad, la etapa severa, donde no hay mucho que hacer, pero existe una etapa leve y moderada donde si pueden existir muchos beneficios en relación al rescate de la memoria y  el nivel cognitivo.

Se estima que el 80% de los casos de Alzheimer que aún son leves están sin diagnosticar y que entre el 30 y el 40% de los casos totales también lo estarían.

Hoy no existe un medicamento capaz de detener el progreso de la enfermedad o de evitarla, los pocos medicamentos en el mercado sólo disminuyen el efecto de los síntomas y mejoran en alguna medida la vida de las personas enfermas.

La estrategia de prevención es un arma invaluable en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer que hoy tiene rasgos de pandemia, pero que peor aún, no es percibida como tal por las personas.

En la mayoría de los países no existe un programa de prevención encaminado a disminuir estas cifras y sólo algunos (fundamentalmente en la unión europea) tienen programas para mejorar las condiciones de los enfermos o sus cuidadores.

En el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer participan más de 36 factores, por eso los fármacos no han solucionado la situación existente porque se enfocan en un problema, el exceso de una de las proteínas que causa la enfermedad, pero deja al descubierto otras muchos factores totalmente modificables, estos factores comienzan a incidir en el cerebro hasta 30 años antes de que comiencen los primeros síntomas.

Siempre existirán factores en los cuáles no podemos hacer ninguna modificación como la edad (a mayor edad mayor riesgo, el sexo, las mujeres somos más afectadas o la causa genética, que representa  menos del 2%) pero tenemos muchos otros que nos dan un margen amplio para ganar esta batalla o al menos reducir las estadísticas.

Se estima que casi la mitad de los casos de la enfermedad de Alzheimer se puede atribuir a factores de riesgo potencialmente modificables ente los que destacan, la diabetes mellitus tipo 2, la resitencia a la insulina, hipertensión arterial, obesidad, tabaquismo, inactividad física, depresión, inactividad cognitiva o bajo nivel educativo, la apnea del sueño, los déficits nutricionales, los traumas importantes en la cabeza.

Una reducción del 10 al 25% en dichos factores de riesgo podrían potencialmente prevenir entre 1 y 3 millones de casos de Alzheimer en el mundo.

La mejor manera de ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer es reducir y tratar cualquiera de los factores de riesgo que la originan, sobre todo si tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Incluso si estás sano hoy, es importante realizar ejercicio físico y mental regularmente, tomar suplementos de vitaminas, minerales y omega 3 DHA, pues alrededor del 91% de la población no come las 5 porciones diarias recomendadas de frutas y verduras y tampoco consume grasas saludables que son indispensable para la buena salud del cerebro, mantener una dieta libre de azúcar y alimentos procesados así como la exposicion a sustancias tóxicas.

Si bien, la medicación tiene un lugar importante en el tratamiento de enfermedades como la depresión y la ansiedad, hay formas naturales de ayudar con estas especialmente con ejercicio. Los estudios de investigación han encontrado repetidamente que puede ser más eficaz que los antidepresivos, aprovechémoslo.

Conocer tus riesgos, tomar conciencia del problema y trazarte una estrategia para solucionarlos, debe ser tarea prioritaria para tu vida si quieres vivir una vida larga y productiva y convertir tu cerebro en una herramienta poderosa y valiosa. 

Una de las herramientas que puedes utilizar es el ayuno intermitente, la evidencia es cada vez mayor en relación al efecto positivo del ayuno para el cerebro ayudando a disminuir muchos de estos factores de riesgos relacionados sobre todo con la inflamación del cerebro (obesidad, sobrealimentacion, resistencia a la insulina, diabetes mellitus2) para conocer el ayuno y todos sus beneficos en relación a la salud física y mental aquí te dejo el enlace de mi  curso grabado, espero pueda ayudarte como a tantas otras personas que hoy lo hacen.

LA VERDAD DEL AYUNO INTERMITENTE

 

 

 

Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.